En una ciudad en donde cada día se reducen más las áreas verdes, para dar paso a la construcción de edificios, las azoteas verdes son una alternativa que repara parte del daño que hemos ocasionado en materia ambiental.

Cómo dar vida a la azotea

Existen dos formas de re­verdecer una azotea: por na­turación indirecta o directa.

La primera está al alcance de todos y no se requiere invertir mucho dinero. Además, hay algunos talleres donde enseñan a crear composta a base de lom­brices, pues el excremento de estos gusanos es tierra. También se aprende a transformar los desechos de los alimentos y la orina humana en fertilizantes. En realidad, todo se aprovecha.

De hecho, algunos techos ya producen insumos como jitomate, chile y lechugas. Por ejemplo, la cafetería de la Facultad de Ciencias de la UNAM tiene su techo verde, donde se abastece de lechuga y hasta alcanza para vender.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comments

comments

Powered by Facebook Comments