Todos preferimos lo natural por encima de lo artificial (o, al menos, la mayoría de nosotros). Y en el caso de una buena pradera de hierba, ocurre lo mismo. Sin embargo, instalar en el jardín de casa, o incluso en la terraza, un suelo de césped artificial tiene un sinfín de ventajas.

Es una alternativa a valorar muy en serio. Te contamos por qué.

Una de las sensaciones más placenteras que existen, en mi opinión, es andar descalzo por la hierba recién cortada. La suavidad del césped, lo mullido del suelo y el aroma fresco que desprende a cada uno de nuestros pasos me resultan muy agradables.

Y, sin embargo, entiendo las muchas ventajas que tienen las praderas de césped artificial para uso doméstico. Quiero decir, que son una opción más que recomendable para instalar en los espacios exteriores de nuestra casa. Hoy te contamos todas las ventajas del césped artificial.

¿Por qué elegir césped artificial”

No hay uno ni dos motivos por los que merece la pena elegir césped artificial para instalarlo en el jardín o en nuestra terraza. Hay muchas razones para elegirlo por encima de su versión natural, más auténtica (claro está), más fresca y más suave.

Para empezar el césped natural requiere un mantenimiento tan laborioso y exigente, que hace que mucha gente haya desistido de plantarlo en su terreno exterior. Para que esté bonito y lustroso hay que regarlo a menudo y darle todos los cuidados que precisa, que no son pocos. De lo contrario, lucirá pobre y enfermizo.

El césped natural conlleva una considerable inversión de tiempo, esfuerzo y dinero. Si no puedes o no quieres invertir tantos recursos, pero te encantaría contar con una alfombra verde en tu jardín, apuesta por un buen césped artificial de calidad. Las ventajas son muchas y muy importantes. Te las cuento.

Las ventajas del césped artificial

La primera ventaja que debes tener en cuenta si estás pensando en instalar césped artificial en tu casa, es su fácil mantenimiento. Decidirse por esta opción menos natural supone decir adiós a los cuidados que necesita la versión natural. Ya no tendrás que regar tu pradera, con el consiguiente ahorro de agua que ello conlleva, ni hará falta que lo fertilices ni lo protejas. Y lo que es fundamental, no tendrás que cortarlo nunca más.

El césped artificial es muy resistente ante los cambios de temperatura, las condiciones climatológicas y el tránsito moderado. Así no tendrás que preocuparte si los niños lo pisan demasiado o si juegan a la pelota sobre él.

Otra ventaja importante es que el césped artificial no provoca alergias es personas sensibles, lo que puede ser una razón para instalarlo en ciertos casos.

Eso sí, tendrás que optar por un césped artificial de calidad. Aunque con la gran variedad de modelos que existen en el mercado, seguro que no te resultará difícil encontrar un césped adecuado.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comments

comments

Powered by Facebook Comments